TOP COLOMBIA TIPS:

Cartagena de Indias, el tour del El Guiador:


En este lugar, decía la leyenda de los indígenas Carib quienes eran los pobladores originales del territorio, “vivían gigantes que tenían hasta 3 cuerpos de los hombres”, pero el cielo se vengó de ellos por sus actos. Esto es lo que relata  Fray Pedro Simón, uno de los Cronistas de Indias, que cubrió para el reino de España los aconteceres de la Nueva Granada, como era conocido en ese entonces el territorio que hoy ocupan, Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá.

Los nativos venían de un hombre llamado Mechión y de una mujer llamada Mareca, ella tenía una sola teta, la cual recogía la leche en un solo pezón y de ahí lactaron sus hijos volviéndose así más fuertes y audaces para la batalla.

Era un territorio que pertenecía a los Karib y la tribu que la habitaba eran los Macanaes quienes llamaban a este lugar Calamarí, que significaba cangrejo. Los aborígenes vivían en el centro de la isla resguardados por la bahía y el manglar. Tenían por vecinos a malibúes, calamares, urbacos, urabáes y zenúes

En un momento de la vida de los habitantes del continente que hoy se conoce como América, y que el calendario gregoriano ubica con exactitud  en el día del 12 de octubre de 1492, la vida de estos pueblos aborígenes cambiaría para siempre. Cristóbal Colón descubrió América y una nueva era en la historia del mundo habría de comenzar. 

Los conquistadores españoles ávidos de codicia por el oro y también con grandes dosis de aventura, vinieron con la esperanza de generar ganancias económicas y lograr réditos espirituales a costa de la vida, la cultura y de las tradiciones de otros seres humanos y de la naturaleza en general.
La costa y la bahía de Cartagena fue divisada en 1501 en una expedición liderada por Rodrigo de Bastidas y Juan de la Cosa.

En 1502 se le da el nombre de bahía de Cartagena.

En 1509 Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa llegan a este territorio con la intención de “rescatar oro” y para tal efecto bajan a tierra para apropiarse del territorio. Sin embargo, no contaban con la astucia de los indígenas quienes los recibieron incitándolos a batalla y los llevaron a una emboscada donde murieron más de 70 conquistadores, entre ellos Juan de La Cosa.

Luego, los españoles en otra batalla liderada por Diego de Nicuesa y Ojeda asesinan a todos los indígenas de la aldea.

Solo hasta 1533 volverían los españoles a este territorio, con la firme intención de asentarse en este lugar que tenía unas características geográficas privilegiadas, las cuales hacían difíciles los ataques de los enemigos por tierra y por mar.

El día 1 de junio del año del Señor de 1533, Pedro de Heredia fundó en nombre de la corona española a Cartagena de Indias. 

Desde ese momento empezó a surgir como un importante puerto para la corona Española.

De Heredia empieza a saquear sin ninguna consideración los centros ceremoniales y los túmulos funerarios de la cultura Zenú llenos de objetos de oro.
Ahí es cuando empieza a adquirir importancia la ruta desde Cartagena de Indias hacia España y viceversa, ya que en ese momento el puerto se empieza a convertir en un emplazamiento comercial de ida y vuelta. Hacia España, toneladas de oro, perlas,  piedras preciosas, tabaco, frutas, papas, tomates, maíz y otros productos exóticos para los europeos.


Desde España y algunos países de Europa, aventureros, comerciantes, soldados, misioneros y productos apetecidos en la Nueva Granada, como era conocido el territorio aceite, vino, libros, telas, hilos, hierro, azadones, picas, palas y productos destinados para la minería.
Las toneladas de oro, perlas y piedras preciosas parten hacia el puerto de Sevilla, España dejando millonarias ganancias a la corona, a las empresas conquistadoras y a sus ricos patrocinadores.
Así nació Cartagena de Indias, como un puerto ciudad destinado a ser guardián de los tesoros de “El Dorado” el mito que hizo en gran parte posible, la aventura conquistadora.   

  

El parque de Bolívar fue antes era conocido como la Plaza de Armas.
En su marco se pueden apreciar algunos de los edificios más importantes de la ciudad a través de los tiempos.
Al ubicarse en el centro del parque los visitantes pueden apreciar la historia de la ciudad. En el costado sur-oriental está la catedral de Cartagena de Indias, Santa Catalina de Alejandría, cuya construcción comenzó en 1535 cuando se edificó una humilde estructura de madera, paja y bareque, en 1552 un incendio que arrasó la ciudad destruyó la iglesia, la cual se reedificó en materiales más sólidos.  En 1575 comenzó su construcción en material de piedra con diseños del maestro constructor Simón González, quien se inspiró en algunas basílicas de Andalucía y de las Islas Canarias. Las obras caminaron a paso seguro hasta que en 1586 a causa del ataque del pirata inglés Francis Drake la catedral sufrió  importantes daños que no fueron catastróficos, debido que la ciudad pagó un gran rescate. Un solo cañonazo averió gran parte de la estructura que en ese momento era el bien más preciado de la ciudad.
Ya en el año de 1591 el obispo de Cartagena, Fray Antonio de Hervías, en carta al rey Felipe II le manifiesta:
“esta obra va muy larga con haberse podido acabar el daño que el Drake hizo en espacio de un año, y andar en seis años que se hizo el daño y ahora está por acabar y sabe Dios cuando se acabará, con grandísimo detrimento de lo edificado que se destruye todo con las aguas y con mucha ofensa de los que entramos en la iglesia lloviéndose toda ella y no aprovechan ruegos ni amonestaciones, aprovechándose del dinero y gastarse en salarios de mayordomos y sobre estantes y no se hace nada”.
La catedral se terminó de construir en 1612, pese a las penurias económicas de Cartagena de Indias después del ataque de Drake y la prelación que los gobernantes dieron a la ingeniería militar por encima de otras obra civiles para volverla inexpugnable.
En la primera mitad del siglo XX la iglesia es remodelada por el arquitecto francés Gastón Lelarge. Hay quienes afirman que esta remodelación afectó la idea y arquitectura original de Simón González.
Esta Catedral ha recibido a dos papas de la iglesia Católica. Juan Pablo II, quien vino en 1986 y Francisco quien la visitó en 2017.
En la esquina del parque se puede ver el Palacio de la Proclamación, el cual fue el cabildo municipal durante las épocas de la colonia y el palacio gubernamental después de la independencia de España. En estos momentos está siendo reconvertido para ser un centro cultural de las artes y la cultura para el departamento de Bolívar.
En el costado oriental está el Museo del Oro el cual contiene importantes piezas en oroy cerámica pertenecientes a los indígenas que habitaban este territorio. Su entrada es gratuita y es una visita que le ayuda a entender a los visitantes la importancia de los antiguos pobladores y su relación con la naturaleza circundante.
En el otro costado del parque se encuentran las oficinas del Banco de La República. Contiguo a este y bajo el falso techo que cobija del sol y de la lluvia se encuentran las oficinas del Reinado Nacional de Belleza y en el piso la galería de las diferentes señorita Colombia desde 1933. El certamen se realiza sin falta anualmente desde 1961 durante el mes de noviembre cuando también se conmemoran las fiestas de la independencia de Cartagena.
Mirando hacia el norte del parque a la izquierda de la estatua del libertador Simón Bolívar, está quizás una de las casas más imponentes y altivas de la ciudad amurallada.
Es el palacio de la Inquisición, edificación terminada hacia 1640. El Santo oficio de la Inquisición se encontraba ejerciendo su autoridad religiosa en defensa de la fe católica en Cartagena y de una extensa región cercana desde 1610.
En Cartagena de Indias hubo 12 actos de fe, los cuales eran ceremonias solemnísimas que se cumplían en la plaza pública.
Hubo 767 personas penitenciadas.
5 de estas fueron entregadas al gobierno civil quien se encargaba de su muerte y de quemarlas en la picota pública.
Se juzgaba la Ley Mosaica (Judaismo), la religión Mahometana. También la blasfemia, la bigamia y la brujería, así como otros pecados. 

Los castigos eran ponerles el San Benito, una especie de vestido largo con un sombrero cónico y puntiagudo, los azotes con fusta o con látigo, la cárcel y el remo en galeras.

Podrán imaginar que los torturadores del santo oficio de la Inquisición tendrían algunos otros trucos para lograr falsas confesiones y denuncias.










Popular posts from this blog

5 RESTAURANTES CLÁSICOS EN CARTAGENA DE INDIAS.

12 MONTHS OF FAIRS, CARNIVALS AND FESTIVITIES IN COLOMBIA

TURISMO DE AVENTURA, NATURALEZA Y CULTURA. ECODESTINOS.